¿cómo es la comarca?

En este capítulo obtendremos una visión general de la orografía de nuestra comarca y de sus accidentes geográficos más representativos. Cómo y cuándo se formaron nuestras montañas. Nos preguntaremos si ha habido actividad volcánica.

  • Descripción orográfica
  • Estructuras geológicas y modelados
  • Singularidades en la comarca
  • Vértices geodésicos

Pico del Madroño con Ontur al fondo y Los Mardos en primer término

Descripción orográfica

El paisaje de la Comarca Campos de Hellín está dominado por amplias llanuras y valles de limitados por los relieves béticos al sur, en una zona de transición entre la Meseta Central y las depresiones y cuencas murcianas. Los sectores más elevados se sitúan al oeste y al norte,mientras que las zonas central y suroriental muestran una elevación menor, dirigiéndosehacia ellas toda la red fluvial del área.

La mayor parte del territorio se localiza entre los 400 y 800 metros de altitud sobre el nivel del mar, siendo el punto de mayor altitud el Pico Madroño (1052 msnm), en el término municipal de Tobarra; y la menor elevación, al sur, donde el río Segura abandona la provincia de Albacete, cerca de Las Juntas (300 msnm). Otros accidentes geográficos con una elevada altitud son el monte Losa (1037 msnm), Berrueco (1035 msnm) o Entredicho (943 msnm).

La Comarca Campos de Hellín se enmarca casi en su totalidad en las cordilleras béticas, en el dominio geológico denominado Prebético externo, formado por materiales sedimentarios. La zona Prebética externa presenta diferentes unidades litológicas, correspondientes a las distintas etapas geológicas representadas. 

Punto más alto y más bajo de la comarca - IGN

La mayor parte de los terrenos llanos del municipio corresponde a depósitos cuaternarios (coluviones, bloques caídos y conglomerados) de escasa potencia, mientras que los relieves son en su mayor parte calizas, margas y dolomías tanto miocénicas como jurásicas. En diversas áreas, estas calizas y margas presentan altos contenidos de yesos, como sucede en las zonas de los saladares de Cordovilla y Agramón, así como en los relieves en torno a los embalses del Cenajo y Camarillas.

Junta de los ríos Mundo y Segura cerca de Las Minas

Estructuras geológicas y modelados

La configuración del relieve de nuestra comarca es el resultado de la interacción de fuerzas endógenas y exógenas que a lo largo de millones de años han ido modelando el territorio. Las primeras crean relieves, mientras que las segundas los erosionan. Descartando aquellos que no se dan en nuestro territorio —modelados glaciares y litorales— podemos clasificar los existentes de acuerdo a su morfoestructura, litología o agente erosivo (fluviales, eólicos o de gravedad).

Modelados estructurales

Tabular

El relieve tabular constituye una estructura horizontal, labrada en rocas sedimentarias recientes, con distinta resistencia a la erosión, que no ha sufrido tectónica. Cuando las capas se presentan inclinadas configuran relieves monoclinales o en cuesta.

Plegado

Los relieves plegados responden a una tectónica compresiva y originan pliegues anticlinales y sinclinales según la fuerza orogénica o la litología. En la comarca podemos distinguir entre plegados jurásicos y alpinos. En el relieve jurásico los estratos han sido fuertemente plegados. Son características las formas de cresta. Su intensa erosión origina relieves invertidos con sinclinales colgados. El relieve alpino se caracteriza por una estructura en mantos de corrimiento que llegan a desplazarse decenas de kilómetros.

Fallado

Los relieves fallados están generados por una tectónica distensiva (fallas normales), o compresiva (fallas inversas). Ambas se corresponden con desplazamientos de bloques en la vertical, pero también se producen en la horizontal (fallas en dirección o de desgarre). Las morfologías ocasionadas por fallas suelen dar lugar a escarpes de falla más o menos rectilíneos.

Los modelados estructurales más representativos del área son las crestas anticlinales, los sinclinales colgados, los frentes de cabalgamiento, los relieves volcánicos y los diapiros.

Las crestas anticlinales son muy frecuentes en el paisaje de la comarca. Se trata de pliegues de origen tectónico que presentan los estratos más antiguos en su núcleo. La erosión crea importantes relieves en las calizas del Jurásico (Dogger) al provocar el desgaste de niveles menos resistentes. Un ejemplo de este tipo de formación lo encontramos en la sierra de Navajuelos (Tobarra), al igual que en sus vecinas sierra de la Raja y de la Huerta. Su alargada y cortante cresta es el origen de su toponimia. Destaca sobre un entorno predominantemente llano, elevándose más de trescientos metros sobre los amplios valles de fondo plano. Está sometida a los procesos erosivos de tipo eólico.

Sierra de Navajuelos

Los sinclinales colgados son relieves invertidos en los que la estructura sinclinal —la parte cóncava— queda mayor altura que las anticlinales, desmanteladas por la erosión diferencial de estas rocas sedimentarias. Aparecen en los niveles de calizas tableadas del Mioceno, como por ejemplo en la muela de Peñarrubia; y también labradas sobre calizas jurásicas, como en la sierra de los Donceles, o cretácicas, en la sierra de la Higuera.

Los frentes de cabalgamiento, como los que aparecen en la sierra del Pino y en la sierra del Almez, ambas en Hellín, tienen su origen en la rotura de la corteza terrestre a través de la cual se ha producido un desplazamiento ascendente de las rocas que inicialmente ocupaban una posición estratigráfica inferior hasta quedar por encima de los estratos más recientes.

Sierra del Pino

Los diapiros son estructuras geológicas intrusivas formadas por masas de sales y yesos procedentes de niveles estratigráficos muy dúctiles (como la facies Keuper) sometidos a gran presión. Estos materiales ascienden por las capas sedimentarias de la corteza terrestre, atravesándolas y deformándolas. Aunque en gran parte desmantelado por la erosión diferencial y los usos agrícolas, destaca el diapiro de Hellín, al sur de la sierra del Pino, reconocible por el color vinoso de los materiales geológicos aflorantes y en el que se aprecian las capas calizas fuertemente inclinadas. Al sur del pico Tomillo destacamos el diapiro de Santiago de Mora.

En las proximidades de la presa del Cenajo podemos observar el contacto mecánico entre el diapiro triásico y la serie miocena, a lo largo de la rambla de la Teja. Los materiales diapíricos triásicos se enfrentan a los materiales encajantes del mioceno, que aparecen fuertemente plegadas por efecto del proceso halocinético.

El diapiro de Madax es uno de los más alargados de la región. En su terminación oriental se encuentra el volcán de La Celia y, hacia el oeste interrumpido por materiales coluviales y eluviales cuaternarios. Los materiales de este diapiro contienen importantes cantidades de sales, que se manifiestan en numerosas y abundantes eflorescencias de sal, y que han sido explotadas desde la época romana.

Modelados ligados a la litología

Granítico

El granito es un material rígido y resistente, pero al mismo tiempo susceptible de fragmentarse y sensible a la alteración por meteorización.

Kárstico

Se origina por procesos de erosión por disolución.

Volcánico

Las formas de relieve de áreas volcánicas son fruto de la irrupción de materiales procedentes del magma y dan lugar a paisajes cambiantes al ser rocas recientes. Las formas más destacadas son los conos de piroclastos, pero también son importantes las calderas volcánicas, algunas fruto del hundimiento o erosión de la cámara magmática.

En rocas blandas

En las depresiones arcillosomargosas fáciles de erosionar, en condiciones climáticas áridas y semiáridas, con escasa cubierta vegetal, las precipitaciones de alta intensidad han modelado un paisaje muy particular de surcos, cárcavas y barrancos, denominado badlands.

De acuerdo a su litología, encontramos en nuestra comarca modelados de tipo volcánico y en rocas blandas, ya que los de tipo granítico y kárstico no se dan o apenas tienen presencia en la zona.

El volcán de Cancarix, en el término municipal de Hellín e incluido geológica y estructuralmente en la provincia volcánica del sudeste español, es el ejemplo más representativo en la península ibérica de chimenea volcánica puesta al descubierto por la erosión. Destaca por su desarrollada disyunción columnar en sus pronunciados escarpes. En el paraje de La Celia (ente los términos municipales de Hellín y Jumilla) también se localizan afloramientos volcánicos  de lamproítas, aunque debido a su génesis están contaminadas con el material que han asimilado a lo largo de su ascenso. El volcán de La Celia está hoy día muy deteriorado por la actuación de fuertes periodos erosivos y solamente se pueden reconocer parte de la raíz de la chimenea volcánica y los abundantes materiales de piroclastos que la rodean.

Pitón volcánico de Cancarix

Slump del Cenajo

En las cuencas neógenas del Cenajo y Las Minas de Hellín se pueden observar estructuras en rocas blandas que se originaron por la actividad sísmica durante el Mioceno. De entre esas estructuras destaca la formada por estratos fuertemente replegados que se puede observar en la margen izquierda del río Segura, junto a las minas del Cenajo. En ese punto aflora una gran estructura de slump, de hasta 50 metros de altura, que se sigue lateralmente durante varios centenares de metros. Está constituida por margas y calizas tableadas blancas que ocasionalmente intercalan algunos niveles arenosos. En el techo de este tramo abundan los niveles ricos en diatomitas, que son intensamente explotados en la zona de Las Minas y embalse del Cenajo.

Modelados fluviales

Los ríos y ramblas ejercen un trabajo geomorfológico intenso y constante, arrancando, acarreando y sedimentando materiales. Las formas fluviales erosivas más abundantes en la comarca son las terrazas fluviales, los abanicos aluviales, los depósitos de avenida y cañones.

Terraza fluvial en el río Mundo

Terrazas fluviales

Constituyen pequeñas plataformas sedimentarias o mesas escalonadas formadas por los propios sedimentos del río que se van depositando a los lados del cauce. Encontramos bastantes ejemplos en el curso del río Mundo.

Depósito fluvial de avenida en la Montiela

Terrazas fluviales

Constituyen pequeñas plataformas sedimentarias o mesas escalonadas formadas por los propios sedimentos del río que se van depositando a los lados del cauce. Encontramos bastantes ejemplos en el curso del río Mundo.

Cañón de los Almadenes

Cañones

Son accidentes geográficos provocados por un río al excavar profundas hendiduras de paredes casi verticales en terrenos sedimentarios. Con paredes que superan los 80 metros de altura, el cañón de los Almadenes, aguas abajo del pantano de Camarillas, tiene una longitud de casi un kilómetro y una anchura que se reduce en algunos puntos a apenas 4 metros.

Modelado eólico

Aunque los modelados eólicos más representativo son en los sistemas dunares de zonas litorales, las acumulaciones eólicas de relevancia están muy presentes en estos relieves. Los depósitos eólicos de la Sierra de Abenuz y del Cerrico de la Arena, en Tobarra, constituyen un claro ejemplo de modelado eólico. Son, no obstante, depósitos con poco espesor.

Modelado de laderas y piedemontes

En el modelado de laderas y piedemontes intervienen procesos de erosión por arroyada y por gravedad. Los primeros dependen de la litología, vegetación, pendiente y tipo de precipitación. En los gravitacionales intervienen la gravedad, rozamiento y cohesión del material. Fruto de este tipo de modelado son las pedreras, conos de derrubios, abanicos aluviales y glacis.

Pedreras

Son acumulaciones al pie de los relieves, como los existentes en la Sierra de las Cabras.

Conos de derrubios

Se generan por la acumulación de fragmentos de rocas —coluviones— que caen desde un acantilado, ladera o escarpe y se acumulan en forma de cono. Vemos varios ejemplos en la sierra de los Donceles y en los Almadenes.

Abanicos aluviales o conos de deyección

Se forman cuando una corriente de agua —producida por lluvias torrenciales— erosiona y arrastra materiales desde una zona escarpada a una zona abierta y llana, expandiéndose y formando un lóbulo en abanico. Destacamos los abanicos originados por las ramblas que desembocan en el río Mundo por su margen derecha a lo largo de la sierra de los Donceles; los de Terche, a la misma altura en la margen contraria; y los situados al sur de las sierras de la Umbría y Peña Losa, todos en el término municipal de Hellín. En Tobarra los encontramos al sur de las sierras de Conejeros y los Charcos (Entresierras).

Glacis

Constituyen extensos y suaves planos inclinados de erosión o acumulación que enlazan los relieves con los llanos que les circundan. Podemos observar ejemplos en toda la comarca el del cerro de la Muela, en el término municipal de Fuente-Álamo, constituido por gravas, arcillas y limos que le confieren un tono rojizo intercalado por tonos claros.

Singularidades en la comarca

La comarca se caracteriza por una gran variedad geológica y mineralógica, con algunos casos singulares como el  yacimiento de ópalos menilitos en la margen derecha del embalse de Camarillas, los yacimientos de azufre nativo en la cuenca de Las Minas o el volcán de Cancarix.

Embalse de Camarillas y La Camareta

Ópalos menilitos de Agramón

En la orilla oeste del embalse de Camarillas, cerca de Agramón,  encontramos estos yacimientos de diatomitas que se formaron en extensas cuencas de origen lagunar en el Mioceno superior. La diatomita es una roca sedimentaria compuesta esencialmente por acumulación de restos de plantas acuáticas unicelulares (diatomeas) consolidadas por  un fango compuesto principalmente por sílice (ópalo). El ópalo es a menudo un elemento fosilizador de animales y plantas. Su presencia delata la existencia en el pasado de esas grandes cuencas lagunares. Al ópalo menilito se le da el nombre de “ídolo natural” o “idolillo” debido a que muchos se asemejan con figuras antropomorfas.

Coto minero de Las Minas

Yacimientos de azufre nativo en la cuenca de Las Minas

Declarado Microrreserva por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en 2004, el área se sitúa entre las poblaciones de Las Minas, El Maeso y el paraje del Tesorico, confinada por los cursos de los ríos Segura y Mundo. Presenta buenos afloramientos del Mioceno superior, donde alcanzan su máximo desarrollo las margas blancas con yeso y niveles de lignito y azufre.

La explotación durante siglos de las minas de azufre ha dejado una importante huella tanto de instalaciones y edificaciones relacionadas con la minería, como todo lo relacionado con los usos y costumbres de los pobladores del lugar. Un ejemplo de ello serían las casas-cueva donde habitaron los mineros y de las que aun resiste alguna.

Volcán de Cancarix

Volcán de Cancarix

El volcán de Cancarix está situado en la Sierra de las Cabras a 2 kilómetros al oeste de esta pedanía. Este afloramiento es un ejemplo excepcional de domo volcánico. Sus dimensiones y su buen estado de conservación propiciaron su declaración como Monumento Natural en 1998.

Se originó durante el Mioceno superior (hace entre 8.3 y 6.7 millones de años) al igual que los volcanes de Salmerón (Moratalla), Cabezo Negro (Calasparra) y La Celia (Jumilla), asociados todos ellos a fallas regionales importantes como la de Socovos. La colina se levanta unos 150 metros y tiene un diámetro de 900 metros aproximadamente. En la estructura del volcán se diferencian tres tipos de material: la roca de caja, la orla freatomagmática y el domo volcánico.

 

Existen dos afloramientos de rocas volcánicas. El principal presenta unos escarpes verticales que llegan a los 70 metros. Su vista es de columnas verticales de aspecto prismático y separadas entre si por fracturas. Esta apariencia se debe a la contracción de la lava por enfriamiento al contacto con el exterior. El segundo afloramiento, localizado al SE del principal, tiene forma elipsoidal y unos 90 metros de longitud y que correspondería a un conducto lateral.

La naturaleza geoquímica de las rocas que lo componen es tan singular que ha dado lugar a una denominación propia: cancalita o cancarixita. Entre la rica variedad geológica compuesta principalmente por calizas, margas y lamproítas destaca la presencia de Armalcolita, mineral descubierto en 1970 en el Mar de la Tranquilidad, de la Luna siendo nombrada así en honor de los tres astronautas del Apolo XI como un acrónimo de: ARMstrong + ALdrin + COLlins. En la Tierra es poco frecuente, y solamente se ha encontrado como granos sumamente pequeños. Sólo hay dos yacimientos en España con la presencia de dicho mineral.

Vértices geodésicos

Una de las formas más divertidas de conocer nuestro territorio es a través de sus Vértices Geodésicos. Se trata de puntos señalizados que indican una posición geográfica exacta conformando una red de triangulación con otros vértices geodésicos.

Desde cada uno de ellos, que suelen estar en cumbres de picos, se pueden observar otros, por lo tanto si los visitamos todos tendremos una visión completa de la Comarca.

Vértices geodésicos ubicados en la comarca Campos de Hellín. En azul los vértices de la Red de Orden Inferior y en rojo los Vértices Regentes.

En nuestro entorno podemos ascender a 26 de estos Vértices:

Albatana Fuente-Álamo Hellín Ontur Tobarra
Calera (635 m)
Entredicho (943 m)
Cabeza Llana (709 m)
Canalón (642 m)
Abenuz (987 m)
Mainetón (920 m)
Cabras (707 m)
Sierra Parda (867 m)
Apedreado (988 m)
Candil (718 m)
Berrueco (1035 m)
Cangilón (890 m)
Buho (926 m)
Donceles (807 m)
Entresierras (972 m)
Gordo (601 m)
Madroño (1051 m)
Higuerica (790 m)
Tomillo (812 m)
Losa (1037 m)
Morrón (768 m)
Remolinar (656 m)
Reyes (841 m)
Tienda (866 m)
Túnel (509 m)
Vilches (586 m)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies