érase una vez la comarca

Descubriremos cómo se ha podido determinar la edad de nuestra comarca y por qué podemos encontrar conchas fosilizadas en lo alto de algunas montañas. Qué fuerzas han intervenido en la formación del relieve, qué periodos geológicos podemos distinguir y cuáles son sus características.

  • La comarca Campos de Hellín
  • Origen y génesis del suelo sobre el que vivimos
  • La edad de la Tierra

Sierra de los Donceles, en primer término el río MundoAtlas

La comarca Campos de Hellín​

Una comarca se define como el territorio que, en un país o una región, se identifica por determinadas características físicas o culturales. Se trata de una división administrativa que abarca varios municipios, generalmente de la misma provincia.

La comarca Campos de Hellín se encuentra ubicada al sureste de la provincia de Albacete. Se enmarca entre los meridianos 1º 27’ 10’’ y 2º 03’ 05’’ de longitud oeste y los paralelos 38º 40’ 04’’ – 38º 42’ 04’’ y 38º 27’ 04’’ – 38º 18’ 04’’ de latitud norte, ocupando una superficie de 1.321 km2, lo que supone un 1,67% del territorio de la región, siendo la sexta comarca con mayor densidad de población de Castilla-La Mancha.

Situación de la comarca Campos de Hellín - IGN

Mueve el ratón por encima de las siguiente representaciones de la comarca Campos de Hellín, ortofotografía y mapa topográfico, para verlas de forma comparada.

Topográfico 1:50.000 Ortofotografía

Mapa topográfico 1:50.000 y ortofotografía de la comarca Campos de Hellín - IGN

Sus límites geográficos son los siguientes: al norte, con los términos municipales de Pozohondo, Albacete, Chinchilla de Montearagón, Pétrola, Corral-Rubio y Montealegre del Castillo; al sur, con los términos municipales de Moratalla, Calasparra y Cieza; al este, con el término municipal de Jumilla; y al oeste, con los términos de Liétor, Socovos y Férez. Está integrada por cinco municipios —Albatana, Fuente-Álamo, Hellín, Ontur y Tobarra— que conforman una demarcación heterogénea y compleja en cuanto a sus elementos de relieve.

Municipios limítrofes con la comarca

Su aridez, siendo la más extrema de la región castellano-manchega, contrasta con la importancia que su red fluvial —ríos, fuentes y ramblas— ha tenido desde hace siglos para el establecimiento y desarrollo de asentamientos humanos.

Pero ¿cómo y dónde se formaron las montañas que salpican el terreno? ¿Y por qué podemos encontrar conchas fosilizadas en algunas cumbres? ¿Estuvo alguna vez la comarca bajo el mar?

¿sabías que la comarca ... ?

La Comarca Campos de Hellín estaba sumergida durante el Mesozoico

Origen y génesis del suelo sobre el que vivimos

La Tierra aún guarda mucha energía de la etapa de formación en su interior. Esta actividad interna genera la fusión y ascenso de materiales (que pueden salir a la superficie a través de volcanes) y el movimiento de placas tectónicas y la deriva continental, origen de la formación de cordilleras, fallas y terremotos. La superficie terrestre queda continuamente expuesta a las acciones de la atmósfera, la hidrosfera y la gravedad, sufriendo cambios notables a lo largo del tiempo. Las zonas elevadas se erosionan y los materiales acaban rellenando las zonas más bajas de la superficie.

Nuestro territorio se desarrolló sobre un mar poco profundo durante el Mesozoico debido a aportes de sedimentos ocasionados por etapas de transgresión y regresión marinas. Este constituía el sector más occidental de un gran océano —el mar de Tetis— flanqueado por los territorios emergidos durante la orogenia hercínica, y sujetos a una prolongada erosión.

La Comarca Campos de Hellín bajo las aguas del mar de Tetis durante el Mesozoico

Durante la primera etapa de Mesozoico (Triásico) se acumularon depósitos de arcillas y yesos, los cuales aflorarían millones de años más tarde originando gran parte de los relieves diapíricos. En la segunda etapa (Jurásico) la actividad sísmica afectó al zócalo paleozoico, es decir, a la base de la corteza donde se asentaban y compactaban los sedimentos, provocando la aparición de zonas de debilidad y fallas. A finales de la tercera etapa (Cretácico) e inicios del Cenozoico (Paleógeno) tiene lugar el plegamiento orogénico alpino, que ocasionó el levantamiento del terreno y la formación de las sierras de la comarca, además de la lenta regresión de las aguas marinas.

La orogenia hercínica o varisca es un evento geológico de formación de montañas, debido al movimiento de las placas tectónicas sobre el manto terrestre, que se produjo al final del Paleozoico, entre finales del Devónico y mediados del Pérmico, durando en total unos 100 millones de años.

Durante el Neógeno, se fue produciendo un depósito de sedimentos (margas, yesos, calizas, etc.) en las zonas aún cubiertas por las aguas en retirada. Al ser estas poco profundas la compactación fue menor.  Es en esta etapa cuando se produce el afloramiento de yesos triásicos y la salida de materiales volcánicos. La retirada definitiva del mar dio lugar a las cuencas fluviales, que se abrieron paso a través de estos materiales más blandos y expuestos a la erosión

La orogenia alpina fue la etapa de formación montañosa del Cenozoico. Se inició hace 62 millones de años, cuando África, el subcontinente indio y la placa de Cimmeria chocaron con Eurasia, dando lugar al sistema alpino-himalayo, que se extiende desde los Pirineos y los Alpes hacia el Este, pasando por el Cáucaso, hasta unirse con el mayor núcleo orogénico de ese momento, el Himalaya. También tienen su origen en esta orogénesis las cordilleras mediterráneas meridionales, como las Cordilleras Béticas y el Atlas, o las Montañas Rocosas y los Andes en el continente americano.

Y así es como se construye el paisaje que nos rodea. Aunque se lleva un tiempo, un tiempo geológico.

La pedanía tobarreña de Sierra desde el Castellar

La edad de la comarca

El tiempo geológico del planeta se divide y distribuye en intervalos caracterizados por acontecimientos importantes de la historia de la Tierra y de la vida (formación de mares y continentes, expansión de determinados seres vivos o extinciones masivas). El tiempo geológico suele expresarse casi siempre en millones de años y siempre referidos a antes del presente. Al ser un periodo tan extenso e inabarcable para el ser humano resulta muy difícil situar los eventos importantes.

Eras geológicas

A través de modernas técnicas de datación radiométrica, geólogos y geofísicos han establecido que la edad de la Tierra es de unos 4600 millones de años.  En los primeros 600 millones de años la Tierra fue una especie de esfera incandescente. Durante el Precámbrico surgieron formas de vida muy simples en el mar. En el Paleozoico —que se inició hace 541 millones de años y acabó hace unos 252 millones de años.— aparecieron los primeros organismos con concha que acabarían expandiéndose y evolucionando hasta conquistar las tierras emergidas. Durante el Mesozoico —o Era Secundaria— los grandes reptiles dominaron la Tierra. Su extinción tuvo lugar a finales del Cretácico, último periodo de esta era. Al Cenozoico —que se inició hace unos 66 millones de años— se le conoce como la era de los mamíferos y llega hasta nuestros días.

Mapa por edades de las unidades geológicas - IGN

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies